Revelan Nombre Real del Chavo del 8, y Otros Secretos ¡Tras Décadas en el Misterio!

> Mostrar Vídeo: "Revelan Nombre Real del Chavo del 8, y Otros Secretos ¡Tras Décadas en el Misterio!" <
PUBLICIDAD

Quizá la serie latinoamericana más exitosa de la historia, y que lo sigue siendo aún, en todos los países de habla hispana, es y seguirá siendo El Chavo del 8, el cual por ser de hace ya varias décadas, sigue teniendo muchos misterios, dentro de los cuales se incluye el haberse perdido algunos episodios, que son imposibles de mirar y solo quedan los relatos de quienes si los vieron y os recuerdan, y datos tan sencillos pero desconocidos como el nombre del Chavo, y la historia detrás de él. Recientemente se acaba de revelar su nombre, y vaya que los fans han quedado impresionados.

Todos estos datos fueron puestos en un libro escrito por el propio Roberto Gómez Bolaños ‘Chespirito’, creador e intérprete del Chavo. El libro es ‘El Diario del Chavo’, y en él se cuenta de forma personal los datos que se desconocían del personaje, el cual cuenta con un nombre bastante rimbombante. El nombre real es Rodolfo Pietro Filiberto Raffaello Guglielmi, algo bastante distinto a lo que cualquiera se hubiera podido imaginar.

Este libro tiene ya bastantes años de haberse escrito, pero apenas ahora se le ha dado trascendencia a lo que el él se puede encontrar.

PUBLICIDAD

Un fragmento del libro cuenta “Conocí a mi mamá, pero nomás tantito. Como ella tenía que trabajar, todos los días me llevaba a una casa que se llamaba guardería y ahí me la pasaba yo hasta que mi mamá regresiva después a recogerme. Un día no pasó a recogerme. Y los demás tampoco”.

Después de esto fue abandonado, y llegó a un orfanato, en donde fue maltratado por sus cuidadoras. Una mujer llamada Martina incluso le rompió la nariz una vez incluso.

 Ahí vivió hasta que una ancianita lo adoptó y lo llevó a vivir al número 8 de la vecindad en donde lo conocemos.

Algo que resulta muy ilustrado es el primer episodio, en donde aparece llegando a la vecindad, y que el ambiente en verdad es muy escalofriante, ya que en ese momento se presenta tanto al Chavo como a la Chilindrina, del tamaño de niños reales, por medio de un efecto que para esa época era de punta. Esto se hace más evidente al parare junto a Don Ramón, a quien apenas le llegan a la cintura. La ropa, los gestos, y hasta la voz, son muy diferentes de lo que la mayoría conoce.

PUBLICIDAD