Fue Infiel y Su Novia en Venganza Se los Cortó con Este Banco

> Mostrar Vídeo: "Fue Infiel y Su Novia en Venganza Se los Cortó con Este Banco" <
PUBLICIDAD

Hay personas que se hacen famosas en internet por cosas importantes, otras por meras estupideces o vergüenzas que pasan en la calle, pero en el caso de Claus Jorstad es por algo que a nadie se le desearía pasar. Si eres hombre sentirás dolores y escalofríos constantemente al ir sabiendo más sobre su caso.

Resulta que Margaret, su novia, se enteró que Claus le había sido infiel, lo cual está mal, por lo que quiso vengarse de él, pero la forma en la que lo hiso fue mucho peor. Preparó todo minuciosamente tras decidir cuál sería su plan de venganza, para el cual reclutó a un pequeño banco que se usan para bañarse, que luce muy inofensivo, pero ya que había sido prohibido en varios países.

Estaba prohibido en muchos lugares debido a que este tipo de bancos tienen unos orificios por los cuales los hombres que se sentaba sufrían accidentes con sus genitales. Estos se trababan en dichos huecos y el dolor era intenso al tratar de sacarlos.

PUBLICIDAD

Claus entró a su baño, y encontró el extraño regalo de su hasta en ese momento novia, la cual le dijo que le había preparado un baño caliente, y que se podía sentar en el banco para disfrutar todo de mejor manera. Claus estando sin ropa se sentó, pero ella había enjabonado los orificios, que en suma con el agua caliente, causó que los genitales del hombre se resbalaran por ellos. Cuando notó lo que sucedía trató de sacarlos, pero no podía, estaba atorado. Su novia al ver esto simplemente se fue y le dijo que se lo merecía por haberle sido infiel.

Fue así que Claus presionó lo más que pudo sus genitales para poder sacarlos. El dolor era enorme así que fue al médico, en donde le informaron que tenía que entrar a cirugía de emergencia. El resultado: perdió un testículo por las lesiones.

Aunque le reclamó a su novia, y evidentemente no siguieron juntos, no hubo manera de comprobar que ella lo hubiera hecho, por lo que a él no le quedó más que contar su historia como forma de desahogarse. Moraleja: no sean infieles.

PUBLICIDAD